Los objetos icónicos de películas han ido creciendo enormemente en valor en los últimos años, ya que los fanáticos compiten por poseer una parte de la historia del cine. Muchos de estos accesorios estuvieron olvidados durante años en los estudios de cine antes de que los coleccionistas se dieran cuenta de su valía y comenzaran a adquirirlos y venderlos en subastas.

Aquí os dejamos una lista de los 4 objetos icónicos de películas que se vendieron por sumas exorbitantes en subastas para coleccionistas.

1. El Aston Martin DB5 de James Bond

El súper elegante Aston Martin DB5 de James Bond conducido por Sean Connery, quien interpretó a James Bond en las películas Goldfinger (1964) y Thunderball (1965), se vendió en una subasta en el año 2010 por $ 4,6 millones de dólares.

El coche fue uno de los dos Aston Martins que EON Productions recibió para la filmación de Goldfinger. Uno de ellos estaba equipado con complementos (como placas giratorias y pistolas que aparecían a través de las luces traseras) y se le apodaba el “auto de efectos”, mientras que el otro, era para la conducción regular y se le llamó “el auto de carretera”.

Éste último fue equipado con todo el equipo especial después de que la película se terminó, y luego apareció en Thunderball. El auto de carretera se vendió originalmente por 12.000 dólares en 1969 al ejecutivo de radio Jerry Lee. El otro Aston Martin DB5 fue robado en 1997 de un hangar del aeropuerto de Boca Ratón y no se ha visto desde entonces.

Aston Martin DB5

 2. El vestido blanco de Marilyn Monroe

El icónico vestido blanco de Marilyn Monroe, es el traje vinculado al cine que más caro jamás se ha vendido. Ella lo exhibió en el film “The Seven Year Itch” (La tentación vive arriba, en España), y se vendió en una subasta en Los Ángeles por $ 4.6 millones en el año 2011.

Fue vendido como parte de la increíble colección de vestidos de Hollywood de la actriz Debbie Reynolds. que también incluyó el tocado usado por Elizabeth Taylor en Cleopatra (1963) y un sombrero una vez propiedad de Charlie Chaplin.

Reynolds había estado esperando algún día abrir un museo para exhibir su colección de más de 3500 artículos icónicos, pero el proyecto nunca llegó a buen término, y, para deleite de los entusiastas coleccionistas, Reynolds decidió venderlos.

                                vestido Marilyn Monroe

3. El vestido negro de Audrey Hepburn

Un vestido negro de Givenchy hecho para Audrey Hepburn para la película Desayuno en Tiffany’s (1961) se vendió en Londres por 807.000 dólares en el año 2006.

El precio alcanzado fue una gran sorpresa para los expertos, que habían predicho que se vendería por un máximo de 138.000 dólares. Hepburn, quien interpretó a Holly Golightly, llevaba una versión del vestido en la escena de apertura de la película cuando salía de un taxi amarillo brillante hacia una 5ª Avenida desierta a primera hora de la mañana.

Otras dos copias del vestido sobreviven, una en el archivo de Givenchy, la otra en el Museo del Traje de Madrid.

 Givenchy Audrey Hepburn

4. Las zapatillas de Dorothy en el Mago de Oz

Se cree que las zapatillas rubí usadas por Judy Garland en El mago de Oz (1939) son uno de los objetos más valiosos de la historia. Se sabe que solo sobreviven cuatro pares, una de las cuales está en exhibición permanente en el Smithsonian.

Uno de estos pares se vendió en una subasta en el año 2000 por 666.000 dólares. En el 2005, un par de zapatillas fueron robadas del Museo Judy Garland en Minnesota.

zapatitos Dorothy

En este nuevo mundo para coleccionistas cinéfilos, muchos objetos icónicos de películas seguirán en el mercado para su adquisición, así sean buenas copias de los mismos que están al alcance de todos.

Imágenes: RPP NOTCIAS, VOGUE, Zavvi, ABC,  WHO´S DATED WHO.