¿Y si pudieras jugar al escondite en el mundo real con personajes de videojuegos? ¿Y si no tuvieras nunca más que tomar medidas de tu vivienda a la hora de comprar muebles? ¿Y si la próxima vez que entrases en un centro comercial tu móvil te dijese exactamente dónde está lo que quieres comprar?

Ese es el tipo de preguntas que se hacen en Google. Más concretamente, en el grupo de Tecnología y Proyectos Avanzados (ATAP), división de Motorola que permanecerá con el gigante de Silicon Valley tras su venta a Lenovo. Es el mismo grupo que desarrolla Project Ara, una iniciativa destinada a comercializar smartphones con piezas intercambiables. Ahora tienen en mente algo aún más ambicioso.

Project Tango de Google 06

Google lo llama Project Tango, una innovación tecnológica que consiste fundamentalmente en la utilización de teléfonos móviles para capturar el mundo a nuestro alrededor. Hoy en día cualquier smartphone tiene una aplicación de mapas que nos muestra direcciones y rutas. Nuestros móviles saben distinguir pueblos y calles, pero son totalmente ajenos a lo que hay al cruzar una puerta. Project Tango quiere que esto cambie.

Project Tango de Google

Mediante el uso de sensores 3D, los móviles usados en el proyecto podrán capturar las dimensiones y características de los edificios a su alrededor. El móvil debe ser capaz de ubicar las escaleras mecánicas en un centro comercial, el estante con cereales en un supermercado, o la salida de incendios en un cine. (¡No sólo sirve para ir de compras!).

El genio detrás de esta iniciativa no es otro que Johnny Chung Lee, uno de los principales desarrolladores de Kinect para Xbox 360. Después de su paso por Microsoft, Lee trabajó en Google X, el otro grupo de proyectos avanzados dentro de Google, y desde 2013 desarrolla sus ideas en ATAP.

Project Tango de Google 05

En el anuncio oficial, Lee aconseja no hacerse ilusiones inmediatas respecto al proyecto: no se va a comercializar a corto plazo. Google utilizará móviles Android modificados, pero no hay fecha prevista para que Tango se incorpore a Android. De hecho, de momento sólo se hará entrega de 200 de estos teléfonos a desarrolladores escogidos por Google. En el link indicado anteriormente, aquellos que quieran optar a uno de estos teléfonos pueden realizar su petición, y recibirán su teléfono a mediados de Marzo.

Eso sí, los elegidos deben argumentar qué quieren hacer con esta tecnología. Además de su evidente utilidad como herramienta para crear planos de edificios y localizar puntos concretos dentro de estos, Google ha señalado la posibilidad de usar juegos que combinen el mundo real y el virtual.

Project Tango de Google 02

Por ejemplo, uno podría esconder tesoros virtuales mediante una aplicación conectada con Tango; dicho tesoro sólo podría ser descubierto si un participante encuentra su ubicación “en el mundo real”. O podría usarse para batallas de paintball, solo que sin pintura, usando los móviles como pistolas. Una aplicación que conozca la ubicación de paredes y muebles puede juzgar qué disparos han acertado, y cuáles no. Así, se podría eliminar a aquellos que reciban disparos dentro del juego.

Project Tango de Google 03

Desde un punto de vista técnico, el corazón de Tango es el chip Myriad 1, de la compañía Movidius. Este chip es el encargado de procesar toda la información capturada por los sensores 3D. El reto no era tanto procesar esa información, algo posible desde hace años, como procesarla gastando poca batería. El consumo del chip tenía que ser mucho menor que el de Kinect y dispositivos similares. No podemos olvidarnos de que es un chip dedicado exclusivamente a esta función, y la batería del móvil tiene que cubrir todas sus otras tareas: mensajería, navegación web, juegos… por tanto, la reducción del consumo energético era una necesidad absoluta para Tango.

Como Google Glass, Tango nos recuerda la necesidad de pensar a lo grande y mirar al futuro. Es cierto que las innovaciones tecnológicas suelen empezar como algo poco práctico para la mayoría de los usuarios, y seguro que muchos de nosotros dijimos “no quiero tener móvil” en un principio. Muchos de estos proyectos arriesgados acaban resultando inútiles en la vida diaria, pero solo si estamos dispuestos a arriesgar y cometer errores podremos avanzar y dar con revoluciones tecnológicas capaces de cambiar nuestro mundo.

 

Imágenes: Slash Gear, Audiencia electrónica, El Referente, Smartzona.